4 marzo, 2016 en Novedades

Filial Villa Carlos Paz: Balance de Temporada 2016

El presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica de Villa Carlos Paz, Guillermo López Novoa, destacó: “tuvimos una temporada muy corta y una baja superior al quince por ciento en ocupación con respecto al 2015”. El sector apunta a los feriados “largos”.

Villa carlos paz

En ocasión de iniciar las sesiones ordinarias, la Asociación Hotelera Gastronómica de Villa Carlos Paz brindó un completo informe sobre el desempeño del turismo en comparativa con el inmediato año anterior. “A grandes rasgos, nosotros podemos hablar que en el año 2015, en el mes de enero, hemos tenido, siempre hablando de porcentual de plazas y no de habitaciones, un 77 por ciento contra el 67 por ciento de 2016. Y en febrero, un 61% en 2015 contra el 52% de este año”, comenzó diciendo el presidente de la Filial Villa Carlos Paz, Guillermo López Novoa. El buen desempeño del fin de semana de Carnaval (78% del 5 al 9 de febrero), no alcanzó para revertir la tendencia descendente. Aún así, “lo que hemos comparado es que la gran merma a nivel nacional fue para toda la parte de la Costa Atlántica, porque quien elige mar eligió Brasil”, destacó el hotelero. En cambio, dijo: “quien elige sierras, elige sierras, y creo que en el fondo a Carlos Paz lo benefició”.

Al contexto económico desfavorable se suma la nueva modalidad de turismo: “Ya nadie vacaciona diez o quince días, eso son excepciones; en realidad la gente prefiere escaparse en estos fines de semana por tres o cuatro días, y eso hace que el año se les haga un poco más corto”. Expectativas que, a juzgar por el comportamiento de Carnaval, esperan se repita en Semana Santa.

Competencias Desleales

A su turno, el vicepresidente Mario Sansone apuntó contra una de las principales preocupaciones del sector, y que motivara la apertura de un Departamento específico en FEHGRA. Se trata de la problemática de la informalidad “que nació en la hotelería como alojamientos informales pero que se está expandiendo en muchos aspectos”, afectando al sector gastronómico. En consecuencia, “está cambiando la fotografía de la industria del turismo en nuestro país en un momento de una economía muy complicada, lo cual nos hace repensar hacia dónde va eso y cómo aplicar los controles; porque no es lo mismo el turismo regulado que el no controlado”.

Concretamente en Carlos Paz, la Asociación detectó cerca de 233 establecimientos informales. Datos que de acuerdo a la secretaria de la entidad, Carolina Sacilotto, fueron presentados oportunamente al Municipio, de quien esperan la “colaboración y responsabilidad que les cabe para controlar este tipo de establecimientos. Sabemos que la modalidad de alojamiento está cambiando y no vamos en contra, simplemente pedimos competencia leal e igualdad de oportunidades”.

Un grave problema que “la Asociación viene trabajando hace muchos años” en palabras de López Novoa, y sobre los cuales el Gobierno Municipal, a través de la Secretaría de Turismo, comprometió su participación para trabajar en conjunto.

El Informe

Basados en la extracción numérica por porcentajes de plazas y habitaciones ocupadas, ASHOGA concluyó que “la temporada de verano 2016 cerró con un 56% de ocupación promedio de todas las categorías de alojamiento. En enero el promedio de ocupación fue del 61% y en febrero del 52%”.

El informe desarrollado por la institución presenta una comparativa con el mismo periodo de 2015 donde, a considerar por los promedios generales, la brecha entre uno y otro supera los quince puntos (72% en 2015).

“Hubo fines de semana de gran movimiento y explosión de turismo, que llevaron los niveles de ocupación arriba. El movimiento turístico tuvo altibajos, arrancó firme a fines de diciembre durante las Fiestas de Fin de Año, algo muy significativo los últimos años; fue bastante inactivo en la primera quincena de enero, repuntó bastante en la segunda, se aplacó en la primera de febrero y cobró nuevamente dinamismo con el feriado de carnaval, que marcó el índice máximo de ocupación de la temporada, la cual luego de esto no volvió a recuperarse”, destaca el estudio, a propósito de este verano.

“Nuestro sector está enfrentando un momento histórico muy complicado en cuanto a rentabilidad hotelera, cuestión que ASHOGA ha manifestado en reiteradas oportunidades. Aunque el empresariado local realice un meticuloso análisis del día a día de su empresa, reduciendo costos al máximo para alcanzar una mayor rentabilidad y que la ecuación no dé negativa, muchas veces la realidad supera todas las previsiones”.

Hacia el final, subraya que “hablar de una buena o mala temporada de verano no es sólo hablar de números de ocupación, es hablar también de otras variables como sueldos, cargas sociales, derechos autorales, impuestos, etc. y la relación con la cantidad de noches que, según la tarifa declarada, se necesitan para que tales costos sean cubiertos. Es necesario hacer un análisis interno del hotel sin desconocer los factores externos al mismo que año a año representan un peligro a la continuidad de éstos, como lo es el crecimiento de la oferta ilegal, que hoy representa casi el doble de las habitaciones formales. Por ello consideramos necesario volver a trabajar en un equilibrio donde el costo-beneficio del negocio hotelero sea rentable y esté apoyado en una planificación a corto y largo plazo consensuada entre el sector público y privado”.