24 noviembre, 2016 en Gacetillas de prensa

FEHGRA: El sector hotelero gastronómico y su rol para reducir la pobreza

Hoy, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), junto con la Asociación de Hoteles Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), organiza el primer Seminario tripartito “La industria de la hospitalidad como herramienta para la reducción de la pobreza. Turismo sustentable. Trabajo decente”, en el Centro Cultural Kirchner.

Fehgra 1

Junto al presidente de FEHGRA, Roberto Brunello; el presidente de la AHRCC, Camilo Suárez; encabezaron el acto de apertura el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos; el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli; ?el subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Ezequiel Jarvis; el secretario General de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), Dante Camaño; el presidente de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), Daniel Funes de Rioja; y el director de la Oficina de la OIE en Argentina, Pedro Furtado de Olivera.

En este marco el presidente de FEHGRA expresó: “FEHGRA representa a más de 50.000 empresas, la actividad de los socios de nuestras 63 Filiales genera un poco más del 3% del PBI y aporta casi el 4% al total del empleo. Históricamente, somos una actividad intensiva en mano de obra que, además, se ha transformado en un sector que genera empleo joven, y tanto en nuestro país como en el mundo viene brindando en términos comparativos más oportunidades de empleo a la mujer que otras actividades”.

Se refirió a la disposición del sector de sumarse a una cruzada que contribuya al objetivo “pobreza cero”, formulado por las autoridades: “Para concretar esta noble finalidad se debe colocar en la agenda la solución de tres aspectos estructurales que esmerilan la rentabilidad de las empresas y ponen en peligro la sostenibilidad del empleo en la industria de la hospitalidad. Ellas son: La falta de competitividad, situación especialmente generada por medidas y acciones del propio Estado; Una presión tributaria insostenible; y El impacto de la informalidad”.

A continuación, el Discurso de Roberto Brunello.

Es un honor para mí que nuestra entidad, junto a la AHRCC, haya impulsado y organizado este trascendente seminario. Tengo la certeza que se va convertir en un punto de partida en la búsqueda de las mejores acciones que hagan efectiva una contribución tripartita a la reducción de la pobreza desde la industria de la hospitalidad.

FEHGRA representa a más de 50.000 empresas, la actividad de los socios de nuestras 63 Filiales genera un poco más del 3% del PBI y aporta casi el 4% al total del empleo. Históricamente, somos una actividad intensiva en mano de obra que, además, se ha transformado en un sector que genera empleo joven, y tanto en nuestro país como en el mundo viene brindando en términos comparativos más oportunidades de empleo a la mujer que otras actividades.

A su vez, presentamos tres elementos diferenciadores que, desde la formulación de las políticas públicas, deberían valorarse de manera más activa: estamos en todo el territorio, nuestros activos están anclados en el país y más del 90% del total somos empresas pymes.

En el año que celebramos nuestro 75° Aniversario, podemos exhibir un compromiso cierto con el Dialogo Social y con el Trabajo Decente. En gran parte de nuestras provincias, nuestra oferta intensiva ha permitido disminuir la pobreza y la migración urbana rural.

FEHGRA ha recibido con beneplácito la reciente sanción y reglamentación de la Ley de Pymes. Es un impulso para nuestras empresas que llevan un largo tiempo dedicadas a la supervivencia. Por otra parte, en tiempos difíciles, nuestra actividad es una de las que menos empleo destruyó.

Tenemos disposición una vez más de sumarnos a una cruzada que contribuya al objetivo “pobreza cero”, formulado por las autoridades. Para concretar esta noble finalidad se debe colocar en la agenda la solución de tres aspectos estructurales que esmerilan la rentabilidad de las empresas y ponen en peligro la sostenibilidad del empleo en la industria de la hospitalidad. Ellas son:

• La falta de competitividad, situación especialmente generada por medidas y acciones del propio Estado

• Una presión tributaria insostenible y

• El impacto de la informalidad

Entendemos que un debate que debe incluirse en la agenda es el impacto de las nuevas tecnologías en la industria de la hospitalidad. La llegada de Internet primero y luego la gestión en Redes Sociales potenció la interrupción de la cadena de valor de la industria de la hospitalidad. Más allá de los efectos positivos, está minando la sostenibilidad de las empresas y ha contribuido tanto a precarizar como a disminuir el empleo. En este aspecto, el Estado sigue ausente en la materia.

Por otra parte, mientras aguardamos mesas de dialogo que impliquen un serio compromiso a solucionar los temas planteados, cuando tenemos en el presente dificultades para encontrar con facilidad recursos humanos para los nuevos puestos de trabajo que esas nuevas tecnologías nos exigen para ser más competitivos, debemos transitar la dicotomía de un futuro que ya llegó. Todo pareciera indicar que esas tecnologías posibilitarán una disminución en el empleo en nuestra rama y que, ante ese escenario, no siempre la formación y capacitación podrán ser una herramienta de solución para los que menos tienen, como en el presente.

La existencia de un enorme vacío legal y de un relativo compromiso en el control de las Leyes existentes, como de un rechazo a considerar la presencia de la empresa privada en algunos de los procesos del ordenamiento y registración de las actividades económicas, terminan por potenciar la existencia de una oferta informal en el alojamiento y la gastronomía, así como el auge de una intermediación que incrementa la inequidad existente y estimula la generación de una actividad sumergida, que se encuentra en los límites de la ilegalidad y que claramente precariza el empleo.

Como siempre en la vida, nuestro futuro depende de lo que hagamos hoy para encontrar soluciones a los problemas existente. Si no se insta a sujetar a derecho a la informalidad, si no abordamos ya las consecuencias no deseadas de las nuevas tecnologías puede llegar el día que dejemos de ser una rama económica no intensiva en mano de obra, por ende, será muy complejo honrar nuestra vocación y compromiso de alcanzar la pobreza cero.

Finalmente, una vez más desde FEHGRA, coherentes con nuestra trayectoria institucional, invitamos a las partes asistentes a este seminario a impulsar el trabajo conjunto y coordinado en favor del respecto al Dialogo Social y a la creación de Trabajo de Decente como una demostración fundamental de la sinergia pública – privada.

Muchas Gracias.