2 septiembre, 2014 en Novedades

Desafíos de la Hotelería y Gastronomía Argentina – Situación y Perspectivas

A continuación se incluye el documento distribuido en la Rueda de Prensa, que se llevó a cabo hoy con motivo de la realización de HOTELGA. Estuvo a cargo de Roberto Brunello, presidente de FEHGRA, y Carlos Montaldo, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT).

Open uri20150504 35738 row6yb?1430784103

La Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina – AHT, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Cafés, Confiterías y Afines de la Ciudad de Buenos Aires – AHRCC y la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina – FEHGRA,  que por legitimidad de origen y pertenencia, representan sin delegación alguna de sus facultades los intereses de las ramas respectivas en el ámbito de la Cámara Argentina de Turismo, han coincidido en la necesidad de expresarse acerca de la crítica situación que vienen padeciendo  los establecimientos asociados a las mismas.

La Hotelería & Gastronomía representan un dinámico sector en la Argentina y han demostrado siempre tener una visión de largo plazo, ya que, sus grandes inversiones en activo fijo así lo demuestran. A esto se le suma ser un sector que genera fuentes de trabajo tanto en forma directa como indirecta, logrando así un derrame dentro de la actividad de los Viajes & Turismo como si fuese un sin número de pequeñas y medianas industrias en todo el país, lo que lo convierte en un dinamizador de la economía.

En este contexto cabe destacar que, el sector está sufriendo un proceso de desaceleración, el cual, se ve reflejado en la dinámica de las diversas variables de la hotelería y gastronomía: demanda, salarios, costos y tipo de cambio resultantes de los últimos años, los que fueron progresivamente empeorando, siendo que lo que en algún momento fue la sostenibilidad una ventaja competitiva con un impacto positivo de esta en la rentabilidad, hoy se ve altamente deteriorado.

El panorama de incertidumbre acerca de la evolución de los mercados y de las variables de la rama, generan un contexto poco predecible y con amenazas visibles para pensar en el futuro en términos positivos, siendo que el presente se vive hoy con una visión cortoplacista, lo que lo lleva a estar inmerso en una lucha por la supervivencia.

La Hotelería y la Gastronomía con sus activos anclados en el país, han demostrado desde siempre un fuerte compromiso en invertir y en reinvertir en la Argentina, el ciclo 2003 – 2012 es una manifestación contundente de ello, al haber contribuido entre otros aspectos, con una tasa de crecimiento anual del 7% en la creación de empleo y en haber sido uno de los cuatro sectores que más empleo en blanco generaron con el 83,7% entre puntas. Pareciera no advertirse que, la aguda disminución de la demanda y pérdida de rentabilidad, en modo alguno constituyen un problema corporativo, el aumento de los mismos incrementara el cierre de establecimientos y potenciara la destrucción del empleo.

El presente y las proyecciones de la situación económica y financiera local indican con objetividad, que hay serios problemas de competitividad y que la continuidad de los mismos podrá acentuar el cierre de establecimientos con la lógica no deseada de reducción del  capital humano.

Se podría resumir que los problemas más gravitantes ya analizados y con propuestas, que enfrentan la hotelería y la gastronomía  y aun carecen de respuestas son los siguientes:
•    Una estructura impositiva que asfixia y no se adecua a la condición de servicio transable del sector por la fuerte incidencia de los impuestos a las ventas que no son reembolsables (Ingresos Brutos e Impuesto al Valor agregado) agravado por la tendencia de diversas provincias y municipios del país, en cuanto a instalar nuevos impuestos y regímenes de retención.
•    La expansión de una oferta de servicios de alojamiento Informal en acelerado crecimiento por incentivos distorsionados en el mercado de rentas residenciales y potenciada por los efectos de INTERNET y las redes sociales, amenaza la calidad percibida del servicio por los turistas y que compite con ventajas frente la oferta de alojamiento formal (no paga impuestos, seguros, costos laborales, etc.) y al no estar sujeto a normas promueve problemas de seguridad que afectan la imagen y competitividad de los destinos.
•    La ausencia de normas y procedimientos transparentes que establezcan un marco de relación con  equidad entre la oferta de alojamiento formal, las agencias on line y los sitios de opinión, circunstancia que afecta mayoritariamente al tramado pymes perfil mayoritario de la industria de la hospitalidad.
•    Desde fines del 2011 el turismo receptivo internacional en particular los flujos de larga distancia han mostrado importantes reducciones, acompañado por la caída del gasto medio diario de los visitantes, al tiempo que desde el cuarto trimestre del 2011, la cuenta viajes de la Balanza de Pagos volvió a mostrar un creciente saldo desfavorable.
•    Analizada la evolución de la ocupación promedio anual del total de la oferta en 18 destinos del país  en el ciclo 2008 – 2013, solamente un destino alcanza el 57,86% y cuatro del total restante están ligeramente por  encima del 40% respectivamente.
•    En el periodo 2008 – 2013 las tarifas no han podido seguir en ningún caso al incremento de los costos y  la tendencia en los buscadores globalmente más agresivos es a la baja a la hora de medir el número de búsquedas por destino. Solo el costo laboral en dólares corregido por productividad se incrementó en un 80% entre 2006 y 2012 respectivamente.
•    La existencia  de aranceles por el pago de derechos intelectuales en la habitación y la aplicación no razonable de aranceles para la actividad gastronómica junto a la superpoblación de entidades que reclaman agrava aún más la situación.
•    La ausencia de crédito en general pero esencialmente en cuanto a facilitar el acceso a Programas de Sustentabilidad Ambiental, como también, a la incorporación del uso de energías renovables en la gestión, aspecto que contribuiría a la competitividad sectorial y al interés general.
Las entidades que suscriben el presente  tienen una vez más disposición y compromiso para gestar de manera integral y cooperada un nuevo ciclo de prosperidad sostenible, gracias a un sector hotelero – gastronómico más competitivo, eficiente y mejor adaptado a los retos del nuevo escenario global.
Para finalizar y por todo lo mencionado anteriormente, la Hotelería y Gastronomía de la Argentina   mantienen la firme decisión y voluntad política de integrar un todo que,  por su potencialidad es parte integrante de la columna vertebral que impulsa el  crecimiento y la generación de empleo en todo el país, ya que sigue apostando a trabajar en procura de la sostenibilidad del sector y en la búsqueda de un adecuado programa de trabajo que le permita a la actividad ir brindando soluciones a los desafíos y necesidades existentes.
El objetivo final, no es sino el poder transformar esta situación de coyuntura actual, en un nuevo ciclo virtuoso que permita volver a incentivar la inversión y el desarrollo de todo el sector al facilitarle acciones que le detonen nuevamente todo su potencial.