25 septiembre, 2014 en Novedades

60º Aniversario de la Cámara de Heladerías santafesina

La Cámara que nuclea a los empresarios heladeros de la ciudad de Santa Fe forma parte de la Filial FEHGRA Santa Fe, presidida por el doctor Mario Zavaleta. A continuación, se incluye una reseña con la historia de la Cámara presidida por Luis Hediger y que el 22 de septiembre cumplió un nuevo aniversario.

Open uri20150504 35738 4ddfi?1430784555

Eran los albores de la Primavera de 1954, muy poco tiempo había transcurrido, para ese entonces, de una masiva incorporación de Empresarios Heladeros a la Entidad Madre, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías, Bares y Anexos de la ciudad de Santa Fe. Entre esos nuevos socios se encontraban los hermanos Alberto, Jaime e Isaac Alaluf, Juan Giaretta, Salvador Badin, Jorge Luis Aletti, Manuel P. Lelli, Gregorio Marianoff, Samuel Matlin, además de los hermanos Catalin. A ellos, se sumaban los ya existentes cole¬gas de la actividad, Primo Scholtus y Mario Colussi.  
Un firme sentido de la unidad y la esencia de objetivos claros, insuflaron la fuerza indis-pensable, para que ese grupo de auténtico espíritu solidario y acreditada vocación asociati¬va, concretara la constitución de la Camara de Heladeros, o más bien, como cabe la justa designación, la Camara de Heladerías: se ponía así en marcha, ese 22 de septiembre de 1954, una agrupación que les permitiría estrechar aún más los lazos de amistad entre colegas, nutrien¬do además, el natural y saludable anhelo de defender -si el futuro así lo dispusiera- inte¬reses comunes de la actividad. Fue elegido para ocupar la       Primer Presidencia, Alberto Alaluf, secundado como Vicepresidente por Samuel Matlin, integrando el resto de la Comisión, en carácter de Vocales, los colegas Enzo Gardiol, Juan Giaretta, Gregorio Marianoff y Jorge Luis Aletti. Partiendo de ese inicio -incierto y tan propio como casi to¬dos los comienzos de un bebé que se aventura a dar los primeros pasos-, y casi por dos déca¬das, diríamos hasta el año 1970, se perfila con nitidez la continua lucha de esos dos autén¬ticos precursores como lo fueron Alberto Alaluf y Mario Colussi, primero con las e¬xigencias de un Código Bromatológico de muy reciente ordenamiento y actualización, y luego con las conversaciones y discusiones -porque las había-, tendientes a establecer un convenio sobre condiciones de trabajo aplicadas a la actividad que desarrollaban.
Una nueva etapa se avecina y la presencia de los Enzo Gardiol y Alfredo Oscar Hediger, con los problemas inherentes a la implementación de costos y fraccionamiento de los helados, prosigue otorgando a la Cámara la misma filoso¬fía de trabajo responsable y firme energía en la defensa de la actividad que los nucleaba.
Se concreta la integración con AFADHYA, Asociacion Fabricantes Artesanales de Helados y Afines, y en el orden nacional con la reglamentación y disposiciones del Código Alimentario Argentino, redactado sobre la base de nuestro Código Bromatológico Provincial.
Dos figuras emergen con netos caracteres en el manejo de los destinos de la Cámara en el decenio 1980/1990: Angel Bernardo Stessens y la inefable Lidia, la señora Lidia Cortella de Hediger. Pareciera que esa época tuviera impresa en la “solapa de los recuerdos”, la etiqueta distintiva del “Verdadero Helado Artesanal”. Fueron frecuentes los obstáculos que tuvieron que superar los conductores de esa etapa en procura de precios rentables para sus productos ante la pasividad e incomprensión de las autoridades de la Dirección de Comercio. En otro orden, y luego de cumplidas las formalidades legales correspondientes, se logra un nuevo encuadramiento sindical de la actividad, pasando a revestir de acuerdo al dictamen emanado de la Dirección de Relaciones del Ministerio de Trabajo de la Nación, otras actividades, a las fábricas de helados y Postres Helados. Todo un éxito para el que se luchó con ahínco y perseverancia.
Ya en los años subsiguientes surgen figuras más actuales como José Arselli, Salvador Martínez y nuestro actual Presidente Luis Hediger, quienes continuando en la misma línea que sus antecesores llegan, en este apresurado transitar, a los días actuales, trabajando en forma mancomunada y sin pausas, en temas como la habilitación municipal de nuestros locales, las cargas impositivas y todas las cuestiones inherentes al control bromatológico municipal, convencidos de que nuestra actividad tendrá en todo sentido el lugar que merece y con un objetivo puntual  de reactivar la FACAFHA, Federación Argentina de Cámaras y la Asociación de Fabricantes de Helado Artesanal.